Paraguay debe establecer relaciones comerciales con China Continental por ser un mercado con mejores precios, calculado entre US$ 1.000 a US$ 2.000 más por tonelada de carne de lo que hoy se exporta en promedio. Pero la pregunta es, del dicho al hecho, ¿cuáles son las posibilidades?

Actualmente los demás países del Mercosur ya comercializan carne y soja a China Continental, luego de que cerrara sus puertas a la importación estadounidense de estos productos, decisión que implicó que las compras chinas migren a los mercados del Mercosur, lo cual consolidó al país asiático como el primer socio comercial del bloque, sin tener a Paraguay como un proveedor significativo.

“El principal país del que importamos es China, ya hay una fluidez comercial con ellos pero no le vendemos casi nada y tampoco recibimos inversiones, por no tener relaciones oficiales. Aquí tenemos a la empresa china Cofco como la máxima exportadora de soja, aproximadamente con el 20% del total, pero esta compañía no amplía nuestra producción porque se adquirió por venta de acciones, es decir, no es una nueva inversión”, explicó Gustavo Rojas, especialista en comercio internacional del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep).

Algo similar a lo que pasa con Taiwán, con la que se mantiene una relación diplomática de muchos años pero, a la vez, “no tenemos bien definido lo que ganamos en esa alianza. Taiwán duplicó la cooperación con Paraguay a US$ 150 millones para los próximos cinco años y hasta ahora no sabemos para qué los vamos a usar. Tanto con China como con Taiwán dejamos en evidencia la dificultad que tenemos para utilizar recursos y eso a la larga repercutirá si nos interesa acceder a los bancos chinos”, acotó

Por otra parte, añadió que el sector privado es el más idóneo para acercar al país a China, por lo que hay que articular mecanismos más efectivos de diálogo entre el Estado y las empresas.

Con respecto a los posibles caminos que tiene Paraguay para llegar a China, Rojas sostuvo que puede crearse una oficina público/privada en Hong Kong, ya que este es el punto de entrada usual para los países del Mercosur que exportan a China y otros destinos de Asia. “Otra medida que se puede usar es vincularse a los bancos de desarrollo con influencia de China, como Brics y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, ambos con sede en Shangai. De esa manera al principio ni siquiera se tendría que tener una relación bilateral con China”, acotó Rojas.

Por último, afirmó que el Banco Central del Paraguay podría invertir parte de sus reservas internacionales en renminbi (moneda china), aunque esto podría llamar la atención de EE.UU., pero Chile lo hace y mantiene relaciones tanto con EE.UU. y el país asiático.

 

Fuente: InfoNegocios