Con el Moto Z, Motorola logró un diseño que lidera actualmente el concepto modular y un sistema que es realmente ingenioso y útil, brindando algo novedoso a un mercado saturado donde la cuota de innovación se ha reducido enormemente.

Los puntos positivos para el Moto Z no llegan hasta allí, ya que comparte las mismas especificaciones y características del Moto Z Force Droid Edition, con excepción de la pantalla irrompible, la batería de mayor capacidad y una cámara de más megapíxeles.

El Moto Z tiene de cierta manera un diseño muy parecido al Samsung Galaxy S6, al integrar un marco de metal con una leve curvatura y una parte trasera y frontal plana.

Inclusive, la cámara trasera también sobresale de su cuerpo considerablemente, así que está más expuesta a golpes que en otros celulares que no tienen una protuberancia tan grande.

La parte trasera está compuesta de metal y en cada uno de sus extremos (superior e inferior) tiene una barra de vidrio. Hacia la parte inferior también se encuentra un grupo de conectores de 16 pines divididos en la mitad por un pin más profundo (es el que se desgasta con mayor facilidad porque es una pieza clave para mantener el módulo en su lugar) y una raya larga debajo de estos. Allí es donde comienza la magia modular de Moto Mods, al permitir conectar diferentes módulos de manera magnética a la parte trasera del celular y transmitiendo información a través de este extraño conector. (Hablo más de esto más adelante).

Sin embargo, el celular se ve muy elegante y se siente como un celular Premium.
El Moto Z tiene un procesador Qualcomm Snapdragon 820 de cuatro núcleos (dos núcleos de 2.15GHz y dos de 1.6GHz) y 4GB de RAM. La navegación por la interfaz, menús y las apps son bastantes fluidos, al igual que abrir e intercambiar entre apps es muy rápido.

También tiene Bluetooth 4.1, Wi-Fi 802.11ac, 4G LTE, 32GB o 64GB de almacenamiento con ranura para una tarjeta microSD de hasta 2TB y una batería de 2,600mAh.
Otras especificaciones incluyen una cámara trasera de 13 megapixeles con estabilización de imagen óptica, láser de enfoque automático y una apertura de f/1.8. La cámara frontal es de 5 megapixeles y la pantalla del celular es de 5.5 pulgadas con una resolución QHD (2,560×1,440 pixeles).

Lo más importante del Moto Z
El Moto Z es muy delgado y liviano.
El diseño modular Moto Mods tiene gran potencial.
Los módulos se mantienen seguros con facilidad.
No tiene conector de audífonos de 3.5mm.
Motorola incluye un adaptador de USB-C (USB Tipo C) a 3.5mm.
El lector de huellas no sirve como botón de Inicio, pero sirve para apagar y encender la pantalla.
El lector de huellas es muy rápido y preciso.
Tiene ranura para tarjeta microSD de hasta 2TB.
No es resistente al agua.
Tiene sólo una bocina (el auricular funciona como bocina).
Tiene el nuevo puerto USB-C.
Tiene flash frontal.
La cámara trasera es promedio.
El lente de la cámara sobresale, a menos que uses un Moto Mod.
El bisel inferior es relativamente grande y los botones de navegación de Android son virtuales (están en la pantalla).
El auricular funciona como la única bocina del celular y es muy promedio.
El pin de en medio del conector Moto Mods se raspa con facilidad con el uso, porque es una pieza importante para mantener el módulo en su lugar.
El celular se carga relativamente rápido.