El gobernador del Estado de Paraná, Carlos Massa Ratinho, y el director brasileño de Itaipú Binacional, Joaquim Silva, firmaron ayer el convenio para iniciar la construcción del segundo puente. Era el último paso que faltaba para arrancar con las obras.
Luego de casi tres meses de la colocación de la piedra fundamental para la construcción del puente de integración entre Paraguay y Brasil, finalmente parece que las obras estarían arrancando en cualquier momento. Ayer, el gobernador del Estado de Paraná, Carlos Massa Ratinho y el director brasileño de Itaipú Binacional, Joaquim Silva firmaron el convenio de inicio de la construcción de la pasarela internacional, último paso que faltaba oficializar para poder concretar el proyecto, según publicaciones de varios medios brasileños.

Desde la superintendencia de Obras de la Itaipú, lado paraguayo, Eliseo Aquino dijo que probablemente ese paso estaba faltando para poder arrancar con los primeros trabajos. “Aquella vez que se anunció la verificación de la zona de obras en Presidente Franco, se suspendió la visita técnica, probablemente porque faltaba ese convenio”, indicó.

Comentó que la semana que viene estarían arrancando las primeras actividades en el marco de la construcción del tan esperado segundo puente, en el barrio Tres Fronteras del distrito franqueño.

La obra demandará una inversión de USD 83 millones y será financiada por la Entidad Binacional Itaipú con un plazo de ejecución de 35 meses (en tres años aproximadamente).

La estructura está diseñada para soportar el tráfico pesado. Alrededor de 39.000 vehículos circulan por día por el Puente de la Amistad, que servirá exclusivamente para el tránsito de vehículos livianos y de turismo, dentro de tres años. La infraestructura que será construida tendrá las características de un puente metálico atirantado, sostenido por dos columnas principales de 174 metros de altura, con un vano central de 470 metros de ancho y más de 60 de alto.