El primer televisor 8K QLED de Samsung ya tiene fecha y precio

El primer televisor 8K QLED de Samsung ya tiene fecha y precio
El nuevo Samsung QLED Q900R es el primer televisor 8K de Samsung. Estará disponible con paneles de 65, 75 y 85 pulgadas, aunque de momento el único que tiene fecha de lanzamiento es la versión más grande, de 85 pulgadas.

La tecnología QLED es la más avanzada de Samsung. En algunos aspectos se acerca a OLED, como es el caso de los colores, y es superior en brillo, pero sigue siendo tecnología LED, así que aún no consigue negros perfectos.

Su principal ventaja es que es más barata de fabricar. No queremos imaginar lo que costaría este televisor Samsung QLED Q900R 8K con panel OLED…

El principal hándicap de los televisores 8K es el contenido. Aún existe poco contenido que se emita a resolución 4K, y mucho menos a 8K. El 90% del contenido que podrás ver en un televisor 8K estará a 1080p, e incluso menos. Reescalar no es suficiente. Hace falta reescalar con ayuda de la inteligencia artificial…

La resolución 8K tiene una definición de 7680 × 4320 píxeles, es decir, 33.177.600 píxeles.

Por tanto, la resolución 8K tiene cuatro veces más píxeles que la resolución 4K y 16 veces más que la resolución 1080p. 33 millones de píxeles que deben ser cambiados entre 24 y 60 veces por segundo, según el tipo de contenido.

¿Cómo se puede reescalar una resolución 1080p, 16 veces menor, en un panel 8K?

El nuevo  Samsung QLED Q900R emplea el procesador Quantum Processor 8K con inteligencia artificial, que reescala contenido a 8K con una calidad de imagen superior a la de un reescalado fijo mediante algoritmo.

¿Qué es lo que aporta la IA? Analiza la imagen y aplica diferentes técnicas de reescalado según la fuente, el tipo de contenido, los objetos que hay en pantalla, la iluminación, etc. En teoría el reescalado será más perfecto, pero hace falta verlo en directo para ver cómo aguanta una imagen 1080p en una tele 8K, porque tampoco se puede hacer magia con píxeles que no existen.

El nuevo Samsung QLED 8K también es compatible con el nuevo estándar HDR10+, una mejora del actual HDR10 que funciona de forma dinámica, ajustándose en función de cada escena. No es un HDR fijo para toda la película, como ocurre con HDR10.Además alcanza picos de brillo de 4000 nits, tres veces más que los modelos actuales con más brillo.

Finalmente, utiliza un cable único, que permite enviar la corriente necesaria para encenderla y todos los demás datos por un único cable, evitando así líos a la hora de conectarla en casa.

Es obvio, que a día de hoy, un televisor 8K es un capricho de ricos, pero los fabricantes simplemente están haciendo su trabajo: lanzan nuevas tecnologías a precios elevados, y van reduciendo los costes de fabricación hasta que los precios sean asequibles para todos.

De momento, si quieres hacerte con el nuevo Samsung QLED 8K el próximo 28 de octubre, ve preparando 15.000 dólares…

Mailing Empresarial

Adhierete a nuestra lista de contactos para recibir correos de las mejores y ultimas ofertas y novedades del mercado empresarial.

Usted se a subscripto correctamente...