El titular de Hacienda se refirió ayer a los datos del Banco Central del Paraguay (BCP) que confirman una recesión técnica del 2,5% hasta el primer semestre del año. Benigno López reflexionó en su cuenta de la red social twitter sobre las causas de este bajón económico, que afecta a casi todos los rubros.

 

El titular de la cartera fiscal coincidió con las explicaciones del BCP sobre las causas de esta caída como condiciones adversas del clima, la disminución de los precios internacionales de los commodities y crisis en la región. No obstante alegó, que hay algunos datos positivos en los últimos meses que muestran una señal de recuperación, como el crecimiento de los servicios (mayor empleador) y suba del consumo privado. Esto se sustenta, según el ministro, en los indicadores de corto plazo como el Índice Mensual de Actividad Económica (Imaep), que no incluye agricultura ni binacionales, que mostró una variación positiva en julio, y Cifras de Negocios, que lleva dos meses consecutivos de variaciones positivas hasta julio.

 

 

Plan de reactivación

En cuanto al plan de reactivación económica, el ministro sostuvo que el Gobierno está avanzando con lo propuesto y que prueba de ello es que ya se logró un crecimiento interanual de la inversión pública de 141% en agosto y 182% en setiembre. “Aquí se pueden ver los avances”, alegó López.

López aprovechó la ocasión para recordar a los parlamentarios que el proyecto del PGN 2020 enviado por el Ejecutivo, que ronda los US$ 13.400 millones, es lo que se puede financiar. “Imponer más gastos rígidos será menos inversión en infraestructura y en programas sociales”, acotó, haciendo referencia a los pedidos de algunos entes públicos para recargos salariales.

Impactos de todas partes

Por su parte, el economista y exministro de Hacienda Manuel Ferreira también habló de la situación económica actual y coincidió con López sobre las causas del bajón, a lo que agregó el paro del sector construcción por efecto de la lluvia.

Indicó que el periodo de transición y acomodación del nuevo gobierno incidió en el retraso de la actividad de la función pública, a lo que se sumó la reciente crisis política, a un año de gestión del presidente Mario Abdo Benítez, que distrajo la atención y de alguna forma frenó la actividad en esos días. “Nunca vi tantos impactos juntos”, exclamó.