Amazon cumple 25 años: El gigante de internet que nació en un garage

Hace 25 años, Jeff Bezos creó la que hoy es la empresa de comercio electrónico más grande del mundo.

La idea hace un cuarto de siglo era una locura. Eran los inicios de Internet. Solo unos pocos privilegiados tenían acceso a la red en sus oficinas o en sus casas, por no mencionar lo terriblemente lento que era conectarse y navegar por los portales.

Los ordenadores eran gigantes y los móviles empezaban a utilizarse en la vida corriente. Pero un joven Jeff Bezos entendió que en ese universo paralelo se podían hacer negocios. Dejó su trabajo de tiburón de Wall Street y con la que ahora es su exmujer, McKenzie, creó en un garaje de Seattle el gigante que se conoce como Amazon.

La compañía de comercio electrónico se registró oficialmente el 5 de julio de 1995. El portal, rudimentario por aquella época, empezó vendiendo libros y artículos electrónicos. De ahí, conforme los usuarios de Internet crecían exponencialmente por Estados Unidos, se expandió hasta el punto de llegar a transformar la manera en la que los consumidores hacen sus compras por todo el mundo. Y en ese proceso, Bezos se convirtió en la mayor fortuna del planeta.

La historia cuenta que el estadounidense, de 55 años, creó la compañía con una inversión inicial de 10.000 dólares. En 2015, Bezos fue el quinto hombre más rico del mundo, y en 2017 alcanzó el primer puesto de la lista Forbes. A mediados del 2018 se mantuvo con el puesto de la persona más rica del mundo, siendo la primera persona en superar los 100 mil millones de dólares en la lista Forbes de los multimillonarios del mundo. También es dueño del grupo que edita el The Washington Post. Son dos negocios independientes al de Amazon.

Amazon vende ahora de todo. Desde un simple enchufe para cargar el móvil, zapatillas de deporte y muebles, artículos para el cuidado de los bebés, hasta una especie de iglú para leer en el jardín sin que te piquen los mosquitos en verano. Entre las compañías que controla se encuentran la cadena de supermercados Whole Foods, Zappos, Audible o Ring. El gran bazar de la red ofrece además sus propios contenidos audiovisuales y domina el negocio de gestión de datos.

Amazon tiene una capitalización de mercado próxima al billón de dólares. El pasado ejercicio registró ingresos de 232.900 millones. Esa cifra de negocio le aportó un beneficio de 10.100 millones, el triple que un año ates. La mitad de la facturación la genera el portal de comercio electrónico. Casi una quinta parte de su cifra de negocio la obtiene con servicios logísticos a vendedores terceros. Aunque la unidad más rentable y que más crece es Amazon Web Services.

El poder de Amazon está, como en Alphabet (Google) y otros titanes en la era de Internet, en que cuenta con un negocio muy diversificado. Es, además, una máquina de generar efectivo que permite saciar la visión de Bezos, al que no importa arriesgar en la búsqueda de nuevas oportunidades de crecimiento. Aunque lo que explica el éxito de la plataforma es su infraestructura logística. Recientemente acaba de anunciar la compra de 15 aviones para expandir su flota.

Amazon es, en definitiva, un ecosistema que entra en la rutina diaria del consumidor desde que el asistente de voz Alexa hace sonar el despertador hasta que apaga las luces por la noche al volver a la cama para dormir. Un cambio radical si se piensa que hace 25 años el ordenador se utilizaba para leer el correo electrónico o que no había un sistema fiable para hacer pagos online.

Fuente e informaciones: El Pais

 

Mailing Empresarial

Adhierete a nuestra lista de contactos para recibir correos de las mejores y ultimas ofertas y novedades del mercado empresarial.

Usted se a subscripto correctamente...